jueves, marzo 13, 2008

Movimiento Anti-QUE??

El reciente movimiento anti-emo en Querétaro me dejó pasmado.

Quiero aclarar algo: oigo música emo, así como oigo metal, rock y folk por igual. Vaya, hasta pop escucho. No tengo la estética emo, estuve en bandas de todo tipo, y comparto la ideología punk. Es decir, soy un tipo que ha conocido, al menos superficialmente, todo.

A lo que voy: el siguiente argumento no está pensado como un emo, ex-emo, rockero, punketo, o whatever.

Me caga la intolerancia.
Recuerdan ese momento despreciable de nuestra humanidad cuando cualquier contracultura era satanizada y los culpables se quemaban cruelmente en la hogera? La Inquisición? Eso fue en el medioevo (no me se las fechas justas, y neta no las voy a buscar ahora).
México, tan democrático como se manifiesta, resulta que no lo es tanto. Querétaro, ciudad en la que viví 11 años y en la que tuve mi única pelea (por un Tazo), ahora está en el centro del huracán. Querétaro fue una de las primeras ciudades que vio el emo crecer. Me tocó ver a bandas como Colchón y Nació Autista juntas en un escenario. Me tocó ver el crecimiento del movimiento rockero de la ciudad con tocadas "importantes" donde se presentaban Ellinoise, 301 Izquierda y también me tocó el movimiento donde el rock fresa fue protagonista, con bandas como Doble UC.

Nunca fui muy contracultural. Es decir, fui punketo varios años de mi vida, pero no al grado de comer sólo verduras ni hacer movimientos anárquicos. Fui metalero, no al grado de dejarme la mata y vestirme de negro. Fui rockero, no al grado de... Bueno, soy rockero. Fui fresa no al grado de vestirme de Armani e... intolerar.

Lo que sucedió en el movimiento Anti-Emo hace unos días fue un acto despreciable. Asqueroso. Gente sin escrúpulos; déjenme llamarles como son: animales, se aglomeraron en la Plaza de Armas del centro. Yo ahí iba con mi entonces novia y nos paseábamos y nos dábamos besos y nos comprábamos flores. Un viernes, tras una convocatoria animal, cientos de personas acudieron con la excusa (ni siquiera objetivo, porque ese tiene un bien de fondo) de eliminar a los emos.

El emo es un guey que se caracteriza por externar su tristeza PERSONAL hacia su vida. Los metaleros lo hacen a su manera, los rockeros igual, los hippies lo hicieron igual. Los fresas se ahogan en alcohol en antros; es decir, lo hacen también.

Me cuentan que de este acto dos mujeres salieron violadas y cinco no volvieron a ver la luz del día, es decir, murieron. Gente sin escrúpulos, sin educación y sin una pizca de moral agredieron a un grupo de diez (DIEZ!) personas por portar una moda que no les parecía. Quiero en este punto hacer hincapié en un tema. Ser emo no es ser malo. Ser estúpido y golpear a gente que no piensa igual que tú, SI ES MALO.

Estamos de vuelta en una época donde ser diferente es motivo de agresión. No quiero mencionar la inquisición ni las guerras palestinas. Simplemente, todos los que madrearon a otros, preguntenle a sus padres lo que fue la matanza de Tlatelolco. Estudiantes que por pensar diferente terminaron siendo enterrados defendiendo sus ideales. Pregúntenles si estuvo bien lo que el gobierno hizo. Déjenme aclararles que eso es lo que acaban de hacer.

En este siglo XXI, este siglo de la información, donde todos tenemos derecho a decir algo y esperar que alguien nos escuche (ejemplo: este blog), están pasando este tipo de cosas. Y no estamos hablando de un país paupérrimo (aunque tal vez sí), sino de un país que se declara en progreso y cuyas personas estudian o intentan hacerlo, trabajan o intentan hacerlo, y que se declara, sobre todo, amigable a distintas ideologías.

¿Qué sigue? ¿Madrearnos a los yogui? ¿Madrearnos a los metaleros? ¿Madrearnos a los hippies? ¿O a los fresas?

Solamente tengo una cosa que decir: al DIABLO con todos ustedes, intolerantes. Yo quiero un país donde se me respete si tengo un piercing, un tatuaje, un rosario en el cuello, o la camisa abierta en un antro. Quiero que se me respete por lo que soy, por lo que pienso y por lo que represento. No quiero un país de borregos intolerantes, sin educación y sin respeto, donde a la mínima provocación sea yo objeto de linchamiento. Si México es un país así, que me linchen ahora, que me maten. No quiero entonces ser mexicano.

Que se piense en lo que sucedió. El ser diferente simplemente nos enriquece como cultura, nos da nuevos puntos de vista y nos da objetivos por alcanzar. No se debe permitir esto.

Este 15 de marzo del 2008 (sábado), va a haber una marcha masiva en contra de la intolerancia en la ciudad de Santiago de Querétaro. La gente que repruebe este tipo de actos, no contra los emos, sino contra cualquier persona (judíos, cristianos, rockeros, poperos, fresas, nacos, negros, blancos) se reunirá en la Plaza de Armas, el mismo sitio donde estos animales formaron este deplorable movimiento, para protestar en contra de la intolerancia.

Ya no estamos en el siglo 19, señores.
Paz, amor, EMPATÍA..... Kurt Cobain.

5 comentarios:

car es diseñatriz dijo...

damn! yo ni me habia enterado de la magnitud que tuvo el problema este. neta que malo es cuando un grupo de personas toma acción en nombre de una "causa" vacía, peor aún cuando lo hace violentamente y todo para gritar algo que no tiene sentido.

buen blog!

adirova dijo...

(aplausos)

si la neta estuvo super mala onda eso de golpear a la gente, la neta esto de la intolerancia no está nada chido, que clase de ecudación están teniendo estos chicos que no saben respetar el derecho a ser diferente???

lo mas triste es que eran chavitos, que fué una onda montonera, y que jalaron parejo...

en lo personal, creo que esto habla de un problema de educación severo, de una educación donde elitismo, racismo e intolerancia toma protagonismo.

muy buen articulo joven, muy bueno, debería publicarlo en mas lugares.

nmlss -ヤレド- dijo...

Saludos. Acabo de descubrir vuestro blog y el post sobre los altercados en Querétaro me ha gustado mucho.
Yo soy español, y aquí también hay emos (al igual que hippies, heavys, punks, pijos, etc etc) y tampoco se les tiene mucho cariño. No tanto hasta el extremo de llegar a hacerles eso, pero no se les mira muy bien.
Lo más triste de este asunto es que la "gente" que comete esos actos no se da cuenta que así solo consigue dejar en ridículo a su país, hacer que la gente crea que en méjico aun viven en otra época. Por suerte tengo compañeros de estudios mejicanos y sé que eso no es así, que solo son una minoría, pero cuidado, las minorias violentas hacen daño.
Creo que todo esto ha sucedido en gran parte por culpa de la comunidad gótica. Antes ellos eran la última mierda, los marginados, pero desde que surgieron los emo se han dado cuenta que tienen a alguien a quien pueden pisotear, por eso surge el odio.
En fin, ¡¡saludos y que vay muy bien el blog!!

adirova dijo...

ya escribí extraño, no deje de visitar mi blog!!!

:)

agrégueme al msn.

Paulina y Ari dijo...

me encantó! esta increible la parte sobre no querer ser mexicano si ser mexicano representa ser intolerante! wow. nice punch!.